Talleres Liebre Lunar | Beuys y la Liebre
Los talleres de arte de la Fundación Liebre Lunar son espacios para el desarrollo del potencial cultural y creativo de personas y comunidades. Están dirigidos tanto a quienes tienen una vocación artística, como a quienes desean simplemente potenciar sus capacidades sensibles y creativas como un camino hacia el desarrollo integral, el conocimiento y la expresión libre y propia. Se ofrecen a grupos limitados, ya sea de entidades públicas o privadas, como al público en general, incluyendo niños y adultos mayores.
talleres, talleres de arte, fundacion, liebre lunar, musica, música, danza, tecnología, oficios, artes, artes plasticas, fotografia, cine, pintura, dibujo, iustración, lectura, escritura, bogota, colombia
18897
post-template-default,single,single-post,postid-18897,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,columns-3,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Beuys y la Liebre

Liebre Lunar le invita a sacar lo artístico de su rutina y darse la oportunidad de experimentar nuevas sensaciones que le revelen, le hagan reflexionar, le sorprendan. Aunque sea solo por un instante, ponga de lado lo cotidiano, lo normal, entre en un territorio extraño, mágico, irreal del que ahora solo tenemos mensajes cortos en pantallas, imágenes  desprovistas de sensaciones, relacionesgos. 

“(…) Hablar de la liebre es aludir a un elemento central en el complejo mundo Beuysiano. La liebre representa el ciclo del nacimiento a la muerte. Animal grácil, cálido, veloz y fértil, simboliza el movimiento en libertad y se relaciona directamente con la tierra.” Carmen Bernárdez.  

La acción sucede en 1965 y dura tres horas. Mientras explica cada cuadro, Beuys hace que la liebre lo toque con sus patas. El público contemplaba la acción desde la ventana y una puerta de vidrio. Sólo una vez finalizada esta primera parte el público fue admitido y Beuys continuó con su explicación, pero ya sentado en una silla. Beuys parece “explicar”, sin voz, sin discurso, y es en ese gesto donde revela su pensamiento: no hay nada que entender, todo está abierto a la intuición y a la imaginación.

“Le explicaba los cuadros, porque no me gusta explicárselos a la gente. Una liebre entiende mejor que muchos seres humanos con su testarudo racionalismo. Le decía que solamente debía contemplar los cuadros para comprender lo que hay verdaderamente importante en ellos. Seguramente la liebre sabe orientarse mejor que el hombre.” J. Beuys